Monday, July 22, 2024
HomeNoticiasImportantes opinion noticiasElecciones en Francia: el país enfrenta una parálisis política y esto es...

Elecciones en Francia: el país enfrenta una parálisis política y esto es lo que podría suceder a continuación

Tras la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas, la pregunta que está en la mente de todos es: ¿quién gobernará Francia?

Contrariamente a lo que pronosticaban las encuestas, la coalición de izquierda Nuevo Frente Popular (NFP) salió vencedora en las elecciones legislativas del domingo en Francia, seguida por la alianza centrista del presidente Macron.

El partido de extrema derecha Agrupamiento Nacional quedó en tercer lugar, una derrota sorprendente considerando los resultados históricos del partido en la primera vuelta de las elecciones legislativas del 30 de junio y en las elecciones europeas del 9 de junio.

Con 181 escaños para la izquierda, contra 159 de la mayoría presidencial y 143 de la Agrupación Nacional, el Parlamento del país está ahora dividido en tres bloques distintos.

Dado que ninguna de las alianzas ha logrado la mayoría absoluta de 289 escaños en la Asamblea Nacional, necesarios para formar un gobierno, Francia se enfrenta a un parlamento sin mayoría y a una posible parálisis política.

El primer ministro francés, Gabriel Attal, presentó su renuncia el domingo después de que la coalición del presidente Emmanuel Macron perdiera su mayoría relativa en las elecciones anticipadas, pero Macron le pidió que permaneciera en funciones de manera interina, ya que actualmente no se destaca ningún candidato para reemplazarlo.

¿Quién podría gobernar Francia y cuáles son los posibles escenarios en las próximas semanas? Euronews analiza algunos de los resultados.

Resultado 1: La coalición de izquierda como gobierno minoritario

El NFP está compuesto por una multitud de partidos de izquierda, entre ellos Francia Unrended (LFI), el Partido Socialista, los Verdes y el Partido Comunista.

Se han producido muchas disputas internas, especialmente en torno al delicado tema de quién podría dirigir Francia como futuro primer ministro.

Jean-Luc Mélénchon, líder del partido de extrema izquierda France Unrède (LFI), ha declarado en repetidas ocasiones que está dispuesto a asumir el cargo. Sin embargo, sigue siendo una figura polarizadora dentro del NFP.

“Mélenchon repele a muchos votantes, por lo que va a suponer un grave problema si es nominado”, estima Erwan Lecoeur, sociólogo y experto en el partido de extrema derecha francés y en el Partido Verde.

“El problema de la izquierda es que no tiene un primer ministro natural que pueda imponerse. Por eso tendrá que encontrar un compromiso”, afirma Lecoeur, citando como posibles candidatas a Marine Tondelier, líder del Partido Verde , o Clémentine Autain, una diputada del partido Francia Inquebrantable, menos divisiva.

Un primer ministro no tiene por qué provenir de un partido político, afirmó Nicolas Tenzer, investigador principal del Centro de Análisis de Políticas Europeas y autor de “Nuestra guerra: crimen y olvido”.

“Podría ser alguien ajeno al mundo político, como cuando el eurodiputado socialista Raphael Glucksmann propuso la candidatura de Laurent Berger, líder de uno de los sindicatos más importantes de Francia. Podría ser un buen compromiso para primer ministro”, declaró Tenzer a Euronews.

Pero un gobierno minoritario con menos de 289 escaños significaría que la coalición de izquierda tendría que vivir bajo la amenaza constante de una moción de censura de otros partidos.

Sin embargo, el gobierno de Macron ha logrado gobernar desde 2022 con una mayoría relativa de 246 escaños. Esto se debe a que los otros partidos nunca unieron fuerzas para derrocarlo.

El campo presidencial tuvo que buscar una mayoría de votos caso por caso para votar cada proyecto de ley y recurrió regularmente al artículo 49.3, que permitía al gabinete de Macron aprobar proyectos de ley sin votación, una medida muy impopular entre el electorado.

Pero si el controvertido Mélenchon obtiene el visto bueno, esto podría resultar en una moción de censura, creen varios analistas

Resultado 2: Macron obtiene una mayoría absoluta a través de una coalición arco iris

Macron podría intentar construir una coalición frágil con moderados de los partidos de izquierda y derecha.

“Estamos en una situación de relativa parálisis política, por lo que podría ser posible construir una frágil coalición arco iris, pero aún hay una diferencia importante desde el punto de vista ideológico”, afirma Benjamin Morel, experto en derecho constitucional.

Sin embargo, Francia no tiene la cultura política necesaria para formar coaliciones tan masivas como las que son comunes en otros países de la UE como Alemania , según Lecoeur.

“Francia debe aprender el arte de hacer concesiones. No puede implementar el programa del NFP ni el programa del partido de Macron. Tiene que haber algo intermedio”, afirmó Tenzer.

“De lo contrario, habrá caos en Francia y el caos es ciertamente un regalo de Dios para la extrema derecha, que buscará cualquier oportunidad” para preparar el terreno para las elecciones presidenciales de 2027, añadió.

Por otra parte, la estrategia de Macron ha sido la de intentar aislar al LFI en el ámbito político desde el inicio de la campaña de las elecciones legislativas, aunque el partido de Mélenchon sigue siendo el más grande dentro del NFP con 74 diputados de 178.

El ex primer ministro de Macron, Edouard Philippe, y su actual ministro de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea, Stéphane Séjourné, han descartado cualquier alianza con el partido LFI.

“Estamos viendo muchos grupos políticos pequeños en el Parlamento y con la perspectiva de nuevas elecciones dentro de un año, esto podría llevar a que muchos partidos no hagan ningún favor real a los demás”, dijo Morel a Euronews.

Opción 3: Macron nombra un gobierno tecnocrático

Otra opción para Macron sería nombrar un gobierno tecnocrático con ministros sin afiliación política particular para manejar los asuntos actuales, con el apoyo caso por caso de los diferentes bloques de la Asamblea Nacional.

“Esto permitiría a Francia permanecer en un caos no político pero sí muy técnico que no duraría más de un año o dos”, explicó Lecoeur.

Sin embargo, algunos expertos como Tenzer rechazan la posibilidad de que esto pueda ser una opción.

“No creo que sea posible tener un gobierno tecnocrático porque todas las decisiones son políticas. Por ejemplo, la definición del presupuesto siempre será política, ya que el gobierno tendrá que decidir si destina más o menos dinero a la educación, a las medidas sociales, etc.”

RELATED ARTICLES

Most Popular