Thursday, July 25, 2024
HomeNoticiasImportantes opinion noticiasLa Administración Biden no tiene definición de victoria en Ucrania

La Administración Biden no tiene definición de victoria en Ucrania

Doug Bandow considera que Estados Unidos y sus aliados europeos deberían centrarse en poner fin a la guerra ruso-ucraniana, eso implica reducir la ayuda militar aliada y crear un orden estable y pacífico.

La guerra ruso-ucraniana continúa. Aunque el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha manifestado su interés en negociar, la administración Biden ha intensificado los combates, más recientemente permitiendo el uso de armas estadounidenses para atacar objetivos dentro de Rusia. El partido belicista de Europa está presionando aún más.

La culpa del inicio del conflicto recae directamente en Putin, que decidió realizar una operación militar contra  su vecino. Sin embargo, los funcionarios aliados crearon las circunstancias incendiarias que condujeron a la guerra. De hecho, los líderes occidentales comprendieron perfectamente que sus políticas agresivas tras la Guerra Fría hacían probable la confrontación.

Por ejemplo, en 2008 el gobierno de George W. Bush presionó a sus aliados para que ampliaran la OTAN a Georgia y Ucrania. La oficial de inteligencia nacional Fiona Hill, que más tarde sirvió en el personal del Consejo de Seguridad Nacional de Trump, informó a Bush, prediciendo “que el Sr. Putin vería los pasos para acercar a Ucrania y Georgia a la OTAN como un movimiento provocativo que probablemente provocaría una acción militar preventiva de Rusia”. William Burns, embajador de Bush en Rusia y director de la CIA del presidente Joe Biden, envió un famoso cable advirtiendo a la administración de que “la entrada de Ucrania en la OTAN es la más brillante de todas las líneas rojas para la élite rusa (no sólo para Putin)”. Ese paso “crearía un terreno fértil para la intromisión rusa en Crimea y el este de Ucrania”.

Las apuestas eran evidentes cuando Putin amplió las fuerzas militares a lo largo de la frontera de Ucrania a finales de 2021. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, admitió: “El trasfondo fue que el presidente Putin declaró en otoño de 2021, y de hecho envió un borrador de tratado que quería que la OTAN firmara, que no prometía más ampliaciones de la OTAN. Eso fue lo que nos envió. Y era una condición previa para no invadir [sic] Ucrania. Por supuesto, no lo firmamos…. Así que fue a la guerra para impedir que la OTAN, más OTAN, se acercara a sus fronteras”.

En marzo de 2022, incluso Zelensky lo reconoció: “Garantías de seguridad y neutralidad, el estatus de desnuclearización de nuestro estado. Estamos dispuestos a aceptarlo. Este es el punto más importante. Este fue el primer punto fundamental para la Federación Rusa, que yo recuerde. Y que yo recuerde, empezaron una guerra por esto”. Sin embargo, Estados Unidos ayudó a torpedear las negociaciones ruso-ucranianas.

La continuación de la guerra es un desastre evidente para los participantes, sobre todo para Ucrania, ya que proporciona la mayor parte del campo de batalla. Las prometedoras predicciones a finales de 2022 y principios de 2023 de que Ucrania podría liberar el Donbass, retomar Crimea, expulsar a Putin del poder, forzar un cambio de régimen en Moscú y quizás incluso romper la Federación Rusa son ahora fantasías descartadas desde hace tiempo. Las esperanzas de que el gobierno de Zelensky pueda reconstruirse para una ofensiva renovada el próximo año parecen poco realistas en vista de la grave escasez de mano de obra de Ucrania, que ha dado lugar a medidas draconianas de reclutamiento.

En contra de las grandilocuentes afirmaciones de Zelensky, Ucrania lucha por sí misma, no por Occidente. En términos de seguridad, Ucrania nunca ha importado demasiado a Estados Unidos ni a Europa. El continente sufre económicamente por la guerra, pero Estados Unidos apenas se ha visto afectado. Aunque el conflicto es un desastre humanitario, ha causado menos víctimas civiles que la invasión ilegal de Irak por Washington y el apoyo asesino al ataque de Arabia Saudí contra Yemen.

En estos días se habla mucho del supuesto peligro de que un Putin victorioso se convierta en un Hitler renacido. Como era de esperar, Zelensky promueve la visión más radical: “Por el momento, somos nosotros, luego Kazajstán, luego los países bálticos, luego Polonia, luego Alemania. Al menos la mitad de Alemania”. Sin embargo, ¿qué ganaría Moscú con semejante intento? Un cuarto de siglo de reinado es un poco tarde para que Putin intente amasar un imperio. Nunca dijo que quisiera reconstituir la Unión Soviética, sino que rechazó explícitamente tales pretensiones. De todos modos, tal campaña es improbable, si no imposible, dado el costo de la guerra de Rusia con Ucrania.

Y lo que es más importante, como admitió Stoltenberg, Putin fue a la guerra para impedir que Ucrania entrara en la OTAN porque la alianza ofrecía una garantía de seguridad por parte de Estados Unidos. Afirmar que ahora atacaría a varios miembros de la alianza transatlántica es extraño a primera vista. Por supuesto, Europa no debe dar por sentada su seguridad, pero los europeos son muy capaces de protegerse a sí mismos y, finalmente, están gastando más para hacerlo.

Algunos analistas temen que la disminución de la presencia estadounidense provoque un retorno de los conflictos intraeuropeos. La renuencia de las principales potencias del continente a rearmarse, incluso 80 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, demuestra una falta de voluntad bélica. Sólo ahora vemos esfuerzos militares más amplios, aunque limitados, y Moscú ha unificado involuntariamente el continente.

Por último, se afirma que una victoria rusa animaría a China a atacar Taiwán y otros países. Sin embargo, la agresión viene determinada por los intereses y las condiciones locales. En Europa, Estados Unidos se ha negado a luchar. Es poco probable que la disposición de Washington a proporcionar armas a Ucrania convenza a Pekín de que los estadounidenses están dispuestos a arriesgarse a una guerra nuclear por Taiwán.

En cualquier caso, librar una guerra por delegación no es barato para los gobiernos occidentales. Las amenazas de escalada incumplidas hasta ahora por Moscú han hecho que algunos aliados descarten esa posibilidad. Sin embargo, numerosos gobiernos de la OTAN participan activamente en la guerra, matando abierta aunque indirectamente a miles de soldados rusos y destruyendo enormes cantidades de material ruso. Funcionarios estadounidenses se han atribuido anónima pero públicamente la muerte de generales rusos y el hundimiento de barcos rusos. Sólo porque el gobierno de Putin cree que está ganando tiene buenas razones para actuar con moderación, aceptando la indignidad de la participación indirecta de Occidente en el conflicto.

Pero los riesgos de escalada son constantes. La administración Biden ha autorizado el uso limitado por parte de Ucrania de armas estadounidenses para atacar dentro de Rusia. Militares de la OTAN participan en operaciones militares en Ucrania. Francia ha sugerido la participación directa de tropas europeas en combate. Al parecer, París y Kiev están discutiendo el envío de instructores franceses a Ucrania, un paso que el comandante ucraniano, el general Olexandr Syrskyi, dijo que esperaba “animará a otros socios a unirse a este ambicioso proyecto”. Este paso, opinó el columnista del Washington Post Lee Hockstader, “representaría un salto cuántico en la escalada: no sólo metal pesado para apuntalar las defensas de Ucrania, sino mano de obra y el potencial de bajas entre las tropas europeas”.

Añádase a esto la presión sobre Biden para que facilite la ampliación de los ataques ucranianos dentro de Rusia, incluso después de que Kiev atacara parte del sistema nuclear de alerta temprana de Moscú. Zelensky sigue presionando para conseguir mucho más, incluido el apoyo aéreo directo de los aliados. Aunque el ingreso en la OTAN no se ofrecerá a Ucrania en la próxima reunión de la alianza en Washington, la administración Biden ha firmado un tratado de seguridad que convierte a Kiev en un aliado de facto.

En términos más generales, al enfrentar cada vez más a Moscú y Occidente, la guerra ha convertido a Rusia en enemiga de los intereses globales de Estados Unidos y ha empujado a Moscú a los brazos de los enemigos de Occidente. Rusia está estrechando su abrazo a China, intercambiando armas con Irán y Corea del Norte, combatiendo activamente la influencia estadounidense en África y recabando apoyos en el Sur Global. Moscú también advirtió que podría armar a otros adversarios de Estados Unidos, como los Houthis de Yemen.

Imagínese si Ucrania empieza a ganar. Moscú tendría entonces el incentivo y los medios para una escalada, potencialmente dramática. Estados Unidos y la URSS salieron de la Guerra Fría sin una batalla directa, aunque con un casi fallo en la Crisis de los Misiles de Cuba y otro con el ejercicio Able Archer. Sería totalmente imprudente arriesgarse hoy a un enfrentamiento con Rusia.

A Estados Unidos y a Europa, así como a Ucrania y Rusia, les interesa poner fin a la guerra lo antes posible. Eso no significa obligar a Kiev a aceptar un resultado concreto. Por el contrario, los Estados aliados deben establecer su política para promover sus intereses y permitir que Ucrania responda en consecuencia.

Los sobrios funcionarios occidentales reconocen cada vez más que la negociación será necesaria en última instancia, por lo que para muchos el objetivo occidental ha pasado a ser reforzar la capacidad negociadora ucraniana. De hecho, el Secretario de Defensa Lloyd Austin admitió recientemente lo mismo en un testimonio ante el Congreso. Este objetivo, sin embargo, requiere una estrategia distinta a la simple continuación de la guerra.

Los funcionarios aliados insisten en que hay que obligar a Putin a hablar, pero él estaba dispuesto a hacerlo incluso antes de invadir, como admitió Stoltenberg. Funcionarios ucranianos reconocen que Kiev y Moscú negociaron en Estambul poco después de la invasión rusa, en un proceso socavado por Estados Unidos y los gobiernos aliados. Y Putin reiteró recientemente su interés en mantener conversaciones, aunque insistió en que Kiev debe reconocer las “nuevas realidades” tras dos años y medio de guerra. La única forma de saber si Moscú va en serio es ponerlo a prueba.

Por el contrario, Kiev se ha negado ostentosamente a considerar la posibilidad de negociar, y Zelensky ha prohibido de hecho tales conversaciones, insistiendo en lo que equivale a una rendición rusa en primer lugar. Sin embargo, el realismo parece influir cada vez más en algunos altos cargos ucranianos, que reconocen que es mejor dar por perdidas Crimea y el Donbass.

Otro argumento común es que no se puede confiar en Putin, por lo que cualquier acuerdo carecería de valor. Sin embargo, los combatientes rara vez se abrazan incluso cuando hacen las paces. Y, francamente, los aliados han demostrado que no se puede confiar en ellos, habiendo violado múltiples compromisos contra la expansión de la OTAN y admitido que nunca tuvieron intención de cumplir los acuerdos de Minsk.

De todos modos, tales objeciones ignoran el estado de la guerra. Es poco probable que Kiev se encuentre en una posición más fuerte el año que viene. Rusia está llamando a filas a más tropas y produciendo más armas que Ucrania. El cansancio ucraniano de la guerra es evidente a medida que crece la resistencia al reclutamiento y cae la popularidad de Zelensky. De hecho, con su mandato expirado y las elecciones aplazadas, la legitimidad del gobierno también está disminuyendo.

Los aliados deberían sentar las bases de las negociaciones hoy, cuando la posición de Ucrania es más fuerte. Todavía es posible preservar la independencia y la soberanía de esa nación, aunque aceptando restricciones militares y pérdidas territoriales. Cuánto dependería de las conversaciones.

Washington y Bruselas deberían discutir posibles acuerdos económicos y de seguridad con Moscú. Por ejemplo, Ucrania podría estar no alineada militarmente –con la seguridad para Rusia de que no se enfrentaría a un Estado hostil aliado de Estados Unidos en su frontera– pero seguir siendo libre para establecer lazos económicos y políticos con Europa. Si Rusia hace las paces, podría ser libre para volver a relacionarse económica y políticamente con Occidente. Los aliados podrían ofrecer a Moscú y a los rusos la devolución de los fondos y propiedades congelados.

La guerra en curso es una catástrofe humana. Limitarse a dar más ayuda con la esperanza de que se consiga algo bueno no es una estrategia. Este enfoque garantiza la continuación de la muerte y la destrucción y corre el riesgo de una escalada y expansión militar.

En su lugar, Estados Unidos y sus aliados europeos deberían centrarse en poner fin a la guerra ruso-ucraniana. Eso significa reducir la ayuda militar aliada y crear un orden estable y pacífico. Hacerlo no será fácil. Sin embargo, es el único camino que ofrece esperanzas de un futuro positivo para Ucrania, Rusia y el resto de Europa

RELATED ARTICLES

Most Popular