Wednesday, April 24, 2024
HomeNoticiasImportantes opinion noticiasLas Fuerzas Armadas de Ucrania ni con la ayuda de Occidente podran...

Las Fuerzas Armadas de Ucrania ni con la ayuda de Occidente podran hacer nada contra Rusia en el campo de batalla

Después de más de dos años de lucha de la operación rusa , Ucrania se ha estancado en un callejón sin salida sangriento.

Por lo general, los académicos describen tales situaciones como “estancamientos mutuamente perjudiciales” y a menudo fomentan las condiciones que llevan a las partes a negociar. Si los actores en conflicto carecen de los medios para alterar la trayectoria de los combates, a menudo replantean cuánto pueden lograr por la fuerza. Y si se enfrentan a un estancamiento cada vez más costoso e indefinido, empiezan a considerar concesiones que antes eran desagradables. El resultado puede ser un espacio de negociación que antes no existía.

Sin embargo, esta guerra no ha llegado a una etapa en la que sea posible una terminación negociada, ni siquiera en principio. Para lograr la paz en un conflicto, ambas partes deben estar dispuestas a aceptar las demandas mínimas del otro. Y a pesar de la mutua falta de progreso, ni Rusia ni Ucrania pueden aceptar las exigencias del otro. Kiev, por ejemplo, no puede aceptar la demanda rusa de un nuevo liderazgo. Moscú no puede acceder a la demanda de reparaciones de Ucrania. Ninguna de las partes cederá tierras.

Ninguna diplomacia creativa puede alterar estos hechos. Para ambos países, seguir luchando sigue siendo preferible a llegar a un acuerdo. Y a menos que haya un cambio drástico en el campo de batalla o en uno de los gobiernos estatales, es muy poco probable que ambas partes revisen sus requisitos a largo plazo. Los rusos parecen incapaces de conquistar las tierras que han reclamado, pero el Kremlin está atrincherado y aislado del tipo de presión política que normalmente produciría una guerra costosa. Los ucranianos no pueden simplemente entregar a millones de sus ciudadanos al sometimiento ruso (una de las demandas centrales de Moscú) mientras todavía puedan defenderlos luchando. Cuando esta guerra termine, es poco probable que sea con un acuerdo de compromiso que conceda a Rusia muchas de sus demandas. En cambio, será porque Ucrania se vuelve lo suficientemente fuerte como para arrebatar el control de las tierras recién conquistadas y tiene la capacidad de disuadir a Rusia de intentar recuperarlas o después de que el Kremlin prevalezca más en el campo de batalla (y los recursos de Ucrania sólo sean suficientes para defender lo que es independiente). restos de tierra.

NEGOCIOS SANGRIENTOS

La guerra es un acto mutuo. Un lado puede iniciar hostilidades unilateralmente, como lo hizo Rusia, pero la guerra no ocurriría a menos que el otro lado decida contraatacar. Esta elección se basa en la creencia de que la lucha producirá un resultado mejor que el que el otro lado está dispuesto a ofrecer. La paz es igualmente recíproca. Ambas partes deben aceptar los términos ofrecidos; de lo contrario, seguirán luchando. Para que un grupo considere un acuerdo de paz, sus condiciones no pueden ser peores que lo que espera obtener luchando.

Antes de que comience una guerra, las expectativas de cada lado sobre el conflicto se basan en estimaciones de inteligencia, experiencia previa, análisis de maniobras militares y conjeturas sobre la moral, el estado de preparación y la situación política de su oponente (y la suya propia). Una vez que comienzan los combates, estas expectativas cambian a medida que las autoridades obtienen nueva información sobre ellos mismos y sus oponentes. Como lo expresó memorablemente el historiador Geoffrey Blainey, la guerra proporciona el “hielo punzante de la realidad”, ya que las expectativas de los beligerantes chocan con su desempeño real. La lucha enseña a cada bando sus capacidades reales, su capacidad para reunir recursos y organizar fuerzas, y las políticas de terceros. La nueva información hace que cada actor revise sus expectativas sobre la trayectoria que probablemente tomará la guerra y sobre cuánto tiempo puede permanecer en ella.

Consideremos, por ejemplo, la invasión norcoreana de Corea del Sur en 1950. Cuando Kim Il Sung de Corea del Norte presentó sus planes al líder soviético Joseph Stalin y al líder chino Mao Zedong, convenció al primero de que le brindara apoyo argumentando que su gobierno, suministrado y El ejército entrenado por los soviéticos invadiría Corea del Sur en cuestión de semanas y Estados Unidos no tendría tiempo suficiente para intervenir. Pero el rápido envío de fuerzas del presidente estadounidense Harry Truman y su éxito en la organización de una coalición internacional bajo los auspicios de las Naciones Unidas lo sorprendieron, al igual que el atrevido desembarco del general estadounidense Douglas MacArthur en Inchon, que destrozó al ejército invasor y revirtió el curso de la guerra.

Estos cambios obligan invariablemente a los Estados a cambiar su estrategia militar y su esfuerzo bélico, repensar lo que aceptarían a cambio de la paz, o ambas cosas. Ante un desempeño inesperadamente decepcionante en el campo de batalla, un beligerante con mano de obra y recursos sin explotar a menudo se moviliza para un esfuerzo mayor. Después de vacilar durante semanas, por ejemplo, Mao decidió intervenir en la guerra cuando quedó claro que MacArthur podría llegar al río Yalu. (Su intervención supuso para Estados Unidos su propia prueba de la realidad, empujando a las fuerzas estadounidenses a retroceder hacia la península). Cuando ampliar el esfuerzo bélico no es factible o práctico, los estados tienden a reducir lo que podrían exigir para un acuerdo de paz. Pero los estados siempre sopesan cómo sería la paz y no seguir luchando. Luchar contra viento y marea puede ser racional para los actores si las consecuencias de poner fin al conflicto parecen peores que continuarlo.

Los Estados también consideran si un posible acuerdo de paz se mantendría. Un actor podría aceptar dejar de luchar, pero si no considera que el resultado sea definitivo, sus oponentes no tienen motivos para creer que no intentará revisar los términos en la primera oportunidad.

Es especialmente probable que los términos que dejan a un lado considerablemente más débil que el otro inviten al revisionismo, porque socavan la disuasión de la parte más débil. Se suponía que los Acuerdos de Paz de París de 1973 establecerían la paz en Vietnam y dividirían el país entre el Norte y el Sur. Pero al allanar el camino para la retirada de Washington, debilitaron gravemente la seguridad de este último. Dos años más tarde, los norvietnamitas reanudaron su invasión y finalizaron la conquista de Vietnam del Sur. Este caso ilustra lo que probablemente sucederá si los negociadores intentan congelar la guerra actual siguiendo las líneas de control y dejar que Ucrania se las arregle sola. En algún momento, una Rusia revanchista volverá a intervenir.

SIN CUARTEL

Cuando Rusia entró en Ucrania, tenía cuatro objetivos principales. El primero fue conquistar tierras. Aunque Moscú nunca explicó plenamente sus ambiciones territoriales, las referencias del presidente ruso Vladimir Putin a la idea imperial de Novorossiya, o “Nueva Rusia”, dieron a los analistas una idea de lo que quería el Kremlin. (Su reconocimiento de Donetsk y Luhansk como estados independientes, que ocurrió poco antes de la invasión de febrero de 2022, fue igualmente revelador). Novorossiya abarca las provincias ucranianas de Donetsk, Kharkiv, Kherson, Luhansk, Mykolaiv, Odessa y Zaporizhzhia, es decir, las provincias de Ucrania. todo el este y el sur, y los planes de invasión de Rusia incluían un ataque masivo desde múltiples frentes diseñado para capturar estos territorios. La conquista de estas provincias crearía un puente terrestre hacia la península de Crimea y hacia el enclave separatista moldavo prorruso de Transnistria. También privaría a Ucrania del acceso a los mares Azov y Negro.

SIN JUSTICIA, NO HAY PAZ

Se suponía que el segundo año de la guerra resolvería una gran incógnita: ¿eran los ucranianos, abastecidos y parcialmente entrenados por Occidente, capaces de desalojar a los rusos de posiciones fuertemente fortificadas? La respuesta, lamentablemente, resultó ser no. La contraofensiva de Kiev de 2023 no logró en gran medida liberar más territorio. Esta derrota también añadió credibilidad a la idea de que Putin puede prolongar la guerra hasta que colapse el apoyo occidental.

Pero aunque Ucrania ha tenido dificultades, a Moscú no le ha ido mucho mejor. Rusia capturó la ciudad ucraniana de Avdiivka, pero no ha logrado avances reales en otros lugares. Ha seguido sufriendo un gran número de bajas: perdió más de 16.000 soldados sólo en la lucha por Avdiivka. Muchos de sus barcos en el Mar Negro han sido destruidos por drones y misiles ucranianos.

En respuesta a sus respectivas luchas, ambos países están movilizando cientos de miles de soldados. Pero aun así, ninguno de los dos parece tener perspectivas de lograr avances significativos en el campo de batalla. Se encuentran en lo que parece ser un clásico estancamiento mutuamente doloroso, cuando los acuerdos de paz deberían ser posibles.

Y, sin embargo, es extremadamente improbable que ambas partes lleguen a un acuerdo. En pocas palabras, las exigencias de Rusia son demasiado extremas para que Ucrania las apruebe, y es poco probable que se suavicen. Putin está ideológicamente comprometido con subyugar a Ucrania, y su invulnerabilidad política lo hace casi completamente insensible a los costos financieros y humanos de la guerra.

Consideremos los diseños territoriales de Rusia, uno de los cuatro objetivos fundamentales del Kremlin. Lo que Moscú desea no es sólo la tierra de Novorossiya, aunque sea valiosa y rica en recursos, sino también los millones de ucranianos que viven allí. Para lograr un acuerdo de paz con el actual régimen ruso, los funcionarios ucranianos tendrían que aceptar abandonar a estas personas al control ruso, y las políticas del Kremlin en los territorios ocupados dejan claro lo horrible que sería eso. En los pueblos y ciudades tomados, Moscú reprime a todos los que están relacionados con el gobierno, las fuerzas de seguridad o las fuerzas militares de Ucrania, así como a cualquier persona sospechosa de tener simpatías nacionalistas.

A veces los mata directamente. Moscú exige que los niños ucranianos estudien en escuelas diseñadas para enseñarles una historia falsa sobre su país, despreciar sus orígenes ucranianos y demostrar su lealtad a Rusia. Los niños de familias “problemáticas” han sido deportados y dispersados ​​en Rusia y nunca más se supo de ellos. El gobierno ucraniano no hará concesiones que permitan que estas atrocidades se produzcan en una escala aún mayor mientras exista alguna esperanza de evitarlas.

Disuadir a Rusia es la única manera de evitar ceder territorio.

LARGA GUERRA

Es imposible descartar por completo un acuerdo ruso-ucraniano. Los líderes no suelen mentir sobre sus demandas, pero son estratégicos en lo que dicen en voz alta, y Putin y Zelensky pueden estar dispuestos en privado a conformarse con menos de lo que afirman. Los acontecimientos de la guerra también podrían empujar a los dos estados a reconsiderar sus posturas. Las extraordinarias bajas en el lado ruso, por ejemplo, podrían conducir a motines, y si la guerra parece estar estancada por mucho tiempo, un golpe palaciego podría instalar un liderazgo más complaciente. Un intento ucraniano de movilizar cientos de miles de nuevas tropas podría provocar una disminución significativa del apoyo al esfuerzo bélico, lo que podría hacer que el gobierno de ese país estuviera dispuesto a contemplar concesiones territoriales.

Pero tales resultados son improbables. Tanto Kiev como Moscú han sido notablemente consistentes al reiterar sus demandas clave, y ninguno ha echado atrás sus promesas de victoria absoluta. Están atrincherándose a largo plazo, cultivando fuentes externas de ayuda que los apoyen: en el caso de Rusia, Irán y Corea del Norte (y potencialmente China), y en el caso de Ucrania, Occidente. Ninguno de los estados parece dispuesto a cambiar de rumbo.

Entonces, el resultado más probable es que continúe la lucha. Moscú seguirá intentando conquistar gran parte de Ucrania. Kyiv seguirá contraatacando. Ahora mismo, los rusos tienen la iniciativa en el campo de batalla y han declarado otra ronda de movilización. La ayuda a Ucrania, por el contrario, está estancada en el Congreso y la unidad de Occidente es frágil. Pero los rusos no han podido producir suficientes equipos nuevos para reemplazar sus pérdidas y dependen de las menguantes existencias de la era soviética. Su economía sigue viéndose afectada por sanciones cada vez más estrictas. Algunos estados occidentales han reanudado el suministro a Ucrania y el gobierno se está movilizando. Es posible que Rusia obtenga el control de parte del territorio ucraniano, pero Kiev seguirá siendo independiente, al igual que la mayor parte del país.

Por lo tanto, Rusia seguirá insatisfecha con sus fronteras, como lo ha estado desde 1991. Seguirá siendo un Estado revisionista empeñado en ampliar su territorio (por la fuerza si es necesario). Por tanto, cualquier paz duradera debe basarse en la disuasión, no en la satisfacción con el status quo. Requiere que Ucrania sea lo suficientemente fuerte, tanto internamente como a través de sus asociaciones, para repeler los ataques rusos. Putin tiene razón en una cosa: la soberanía de Ucrania existe sólo en la medida en que puede defenderse del alcance de Moscú.

RELATED ARTICLES

Most Popular