Thursday, April 18, 2024
HomeOpinionEl acuerdo entre Irán y Rusia y la expansión de los BRICS...

El acuerdo entre Irán y Rusia y la expansión de los BRICS significan la desaparición del dólar

La semana pasada, Irán y Rusia anunciaron que habían finalizado un acuerdo para comerciar en sus monedas locales en lugar del dólar estadounidense.

El acuerdo firmado durante una reunión entre los gobernadores de los bancos centrales de los dos países en Rusia permite a los bancos y actores económicos utilizar infraestructuras, incluidos sistemas interbancarios distintos de SWIFT, para negociar en monedas locales.

Tanto Irán como Rusia están sujetos a sanciones estadounidenses, que han motivado a los aliados emergentes a diseñar su propio camino en la economía global y romper con los sistemas monetarios tradicionales a medida que países de todo el mundo se alejan del dólar.

En los últimos años, Rusia e Irán han aumentado las ventas de petróleo en monedas alternativas y han encontrado compradores en China, India y otros lugares que están felices de comprar estas exportaciones a menudo a precios más bajos porque pagar en moneda nacional en lugar de dólares reduce los costos de transacción.

El pasado mes de octubre, el Royal Bank of Canada informó que el 25% del comercio de Rusia con países distintos de China se liquidaba en yuanes chinos.

El papel dominante del dólar estadounidense en el sistema monetario internacional ha permitido al país actuar como guardián del mundo y utilizar amenazas de exclusión del sistema financiero basado en el dólar como palanca política contra las naciones con las que no está de acuerdo.

Al ver el riesgo de que Washington pueda actuar de manera similar contra ellos en el futuro, otros gobiernos también han tomado medidas para reducir su dependencia de los pagos en dólares.

Brasil, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita han tomado recientemente medidas que sientan las bases para un comercio que eluda al dólar.

Una refinería india recibió un envío de petróleo emiratí y lo pagó en rupias indias después de que sus gobiernos firmaran un acuerdo en el verano para comerciar en sus propias monedas. Brasil y China completaron su primera transacción de materias primas en moneda local en el otoño, que implicó un envío de celulosa brasileña.

Y en noviembre, China y Arabia Saudita llegaron a un acuerdo de intercambio de divisas por valor de unos 7.000 millones de dólares, lo que marcó otro paso en la tendencia de desdolarización.

China importó petróleo crudo saudita por valor de 65 mil millones de dólares en 2022, según datos de las aduanas chinas. Si Beijing puede desarrollar con éxito una arquitectura de comercio de petróleo en moneda distinta del dólar con Arabia Saudita, podrá resistir las sanciones financieras dirigidas a las importaciones de petróleo de China.

Los líderes de China saben que sus reservas de dólares, como las de Rusia, pueden congelarse, y que las tenencias y transacciones de las empresas chinas pueden congelarse y bloquearse. Tales medidas ejercerían una presión extraordinaria sobre la economía de China, que está más complejamente entrelazada con el comercio global que la de Rusia.

El petróleo está en el centro del cambio. Un informe de JPMorgan de septiembre confirmó que cada vez más comercio de petróleo se realiza con monedas distintas al dólar.

Rusia ha estado vendiendo en yuanes chinos, rublos rusos, dirhams emiratíes y rupias indias, según el Instituto de Finanzas Internacionales. Irán, que vende principalmente petróleo a China en yuanes, también ha aumentado sus exportaciones.

El año pasado, Pakistán comenzó a pagar los envíos de petróleo ruso en moneda china en medio de una escasez de dólares en el país del sur de Asia.

Sin embargo, el desafío más serio al dominio del dólar proviene de los países BRICS, gracias al creciente tamaño e influencia del bloque sobre el comercio global.

El grupo de países emergentes se formó en 2006 por Brasil, Rusia, India y China, al que se unió Sudáfrica en 2010. Los BRICS sonaron en 2024 al incorporar a cinco nuevos países, entre ellos Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Irán y Etiopía.

Sin embargo, más países han presentado solicitudes para unirse a él y a su misión de desdolarización, incluidas hasta 16 nuevas naciones que podrían unirse a BRICS en 2024.

Egipto, Etiopía y Arabia Saudita rodean el Canal de Suez, un paso clave para que los bienes fluyan hacia los mercados internacionales y que otorga a los BRICS una influencia de más del 12% de todo el comercio mundial.

El grupo tiene ahora una población combinada de alrededor de 3.500 millones de personas, con una economía combinada con un valor de más de 28,5 billones de dólares o alrededor del 28% de la economía mundial.

En agosto del año pasado, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pidió a los países BRICS que crearan una moneda común para el comercio y la inversión entre sí.

Los BRICS también buscan crear sus propios servicios de Internet y no depender de la tecnología estadounidense para las noticias y las redes sociales.

El verano pasado, 10 países de la ASEAN acordaron dejar de comerciar en dólares estadounidenses y utilizar monedas nativas para acuerdos transfronterizos.

El bloque incluye a Brunei, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam, que probablemente estén en la lista de solicitantes para unirse al BRICS.

En un artículo de opinión reciente para la revista Foreign Policy, el ex economista de la Casa Blanca Joe Sullivan advirtió que una moneda BRICS podría derribar al dólar y colocarlo en una posición similar a la de la libra esterlina, que perdió su dominio internacional en el siglo XIX.

Sullivan se refirió a la importante influencia del bloque en los mercados de productos básicos, donde Arabia Saudita, Irán y los Emiratos Árabes Unidos se encuentran entre los principales exportadores de combustibles fósiles del mundo, mientras que Brasil, China y Rusia son los principales exportadores de metales preciosos.

Arabia Saudita, dijo Sullivan, posee más de 100 mil millones de dólares en bonos estadounidenses, lo que ha ayudado a que las tenencias totales de los BRICS en el Tesoro estadounidense superen el billón de dólares.

Si los países abandonan el dólar, la moneda circulará de regreso a Estados Unidos y generará inflación, donde los precios de la vivienda, el alquiler y las necesidades básicas diarias se dispararán y se volverán inasequibles.

Los países restantes que no hayan eliminado el dólar de su ciclo económico tendrían que compartir la carga con Estados Unidos.

La desdolarización también neutralizaría las sanciones estadounidenses contra países como Irán y Rusia y facilitaría los intercambios comerciales entre ellos.

Además, generaría presión económica sobre los países occidentales, lo que llevaría a Europa a comerciar en euros y en cualquier moneda distinta del dólar, lo que haría que el dólar cayera aún más en picada.

RELATED ARTICLES

Most Popular